Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

Gipuzkoa desperdicia 123.000 toneladas de alimento al año, 90 kilos por persona y año en cada hogar

Los Departamentos de Cultura y Cooperación y de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en colaboración con la ONG Prosalus, organizan una exposición para dar visibilidad al despilfarro alimentario y a sus consecuencias ambientales y sociales. Se pondrá a disposición de la ciudadanía un recetario para cocinar platos saludables, reutilizando los restos de alimentos y facilitando la prevención del despilfarro de comida en los hogares. Denis Itxaso: “Desperdiciar alimentos escasos y que otras personas necesitan es algo que no nos podemos permitir”. José Ignacio Asensio: “El despilfarro de alimentos es socialmente inaceptable y está provocando emisiones que están acelerando el cambio climático”.

16·10·2018


Gipuzkoa desperdicia 123.000 toneladas de alimento al año, 90 kilos por persona y año en cada hogar

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, los Departamentos de Cultura y Cooperación y de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en colaboración con la ONG Prosalus, han anunciado una nueva iniciativa para la lucha contra el despilfarro alimentario en Gipuzkoa. El diputado de Cultura y Cooperación Denis Itxaso, el diputado de Medio Ambiente José Ignacio Asensio y el vicepresidente de Prosalus José Antonio Echeberría, han presentado la exposición “Yo no desperdicio” dirigida a la ciudadanía y que recorre las localidades guipuzcoanas de San Sebastián, Irún y Hernani los meses de septiembre y octubre. La exposición muestra cuál es la situación actual de Gipuzkoa en materia de despilfarro alimentario y explica qué es lo que implica para el planeta y para quienes vivimos en él. A su vez, han dado a conocer el libro de recetas de aprovechamiento para reutilizar los restos de alimentos y prevenir su despilfarro. Esta publicación permite cocinar platos saludables y se repartirá gratuitamente durante toda la jornada.

 

Este año el lema del Día Mundial de la Alimentación es precisamente “Un mundo de #HambreCero para 2030 es posible” para concienciar a la ciudadanía de que un 30% de los alimentos se desperdician mientras más de 800 millones de personas en el mundo pasan hambre o están en serio riesgo de desnutrición. Para paliar esta situación, los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas pretenden para el 2030 reducir a la mitad el desperdicio de alimentos por habitante. En esta misma línea, la Diputación Foral de Gipuzkoa quiere mostrar a la ciudadanía lo que todos podemos hacer para lograr el #HambreCero.

 

El diputado de Cultura y Cooperación, Denis Itxaso, ha señalado que Gipuzkoa no es ajena a esta problemática, subrayando que “desperdiciar alimentos escasos y que otras personas necesitan es algo que no nos podemos permitir”. Por su parte, el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha coincidido en el carácter “socialmente inaceptable” del desperdicio alimentario y ha destacado que “las emisiones que provocadas están acelerando el cambio climático”.

 

Precisamente las estimaciones realizadas en Gipuzkoa cifran en 123.000 toneladas los alimentos despilfarrados (23% correspondientes al desperdicio y 77% a pérdidas) al año en la cadena agroalimentaria del territorio. Dadas sus caracterísitcas, las fases de producción, transformación y distribución pierden protagonismo frente a los hogares y al sector de hostelería, restauración y catering (HORECA). Así el desperdicio de alimentos en el ámbito doméstico alcanza los 90 kilos por persona y año, algo superior a la media española y casi a la par de la europea de 92 kilos anuales. En opinión de Itxaso, estos datos demuestran que “los alimentos no aprovechados constituyen el principal banco de alimentos y el más sostenible desde el punto de vista ambiental y social”.

 

José Ignacio Asensio ha coincidido en la necesidad de potenciar la prevención del despilfarro alimentario y ha destacado la labor que realiza el Departamento de Medio Ambiente, con programas como el denominado de “último minuto”, gracias al cual durante el pasado año el Banco de Alimentos de Gipuzkoa recogió más de 1.000.000 de kilos de alimentos que, de otra forma, hubieran sido gestionados como residuos. En esta misma línea la campaña Gourmet Bag, puesta en marcha recientemente en el sector de la hostelería al objeto de concienciar al sector y la ciudadanía sobre el gran desperdicio de alimentos provocado, al no consumirse todos los alimentos solicitados en los restaurantes. “Son dos iniciativas que evitan perder recursos y generar emisiones, y tienen un profundo sentido social”, ha señalado Asensio.

 

Por último, el Diputado Medio Ambiente ha resaltado que la lucha contra el despilfarro alimentario es también una importante “línea de trabajo” en la lucha contra el cambio climático. “Si el desperdicio de alimentos fuese físicamente un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, después de China y Estados Unidos. Por ello es necesario abordar el despilfarro alimentario como un problema de primer orden”, ha declarado Asensio.

.