Visor de contenido web Visor de contenido web

Información útil para todos y todas para reducir el consumo de energía

En este apartado encontrarás información sobre todo tipo de temas relacionados con el ahorro y la eficiencia energética en el hogar.

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

Cómo mantener la casa fresca durante el verano

Cómo mantener la casa fresca durante el verano

A continuación, te proponemos unos consejos prácticos para mantener la casa fresca consumiento la menor cantidad posible de energía:

1. Cierra las persianas y cortinas.

Según los expertos hasta un 30% del calor acumulado procede de las ventanas, por lo que utilizar persianas, cortinas o toldos puede bajar la temperatura interior en unos 6ºC y ahorrarte hasta un 7% en las facturas de luz. El secreto de mantener una casa fresca sin aire acondicionado está precisamente en crear un óptimo entorno de sombra dentro de la vivienda, y precisamente las persianas y cortinas permiten sombrear nuestra casa y bloquear el calor del Sol.

2. Abre y cierra las ventanas según las horas del día.

En las horas centrales del día cuando hace más calor deberemos cerrar nuestras ventanas o dejarlas mínimamente entornadas. Durante la noche las temperaturas bajan y el tiempo refresca, por lo que es el momento idóneo para renovar el aire y refrigerar al máximo nuestra casa. Tampoco te olvides de las puertas: cerrar las habitaciones que no se usan o aquellas que reciben impacto directo del Sol impedirá que el calor se reparta por la vivienda.

Ten en cuenta además, que los días más calurosos del verano, especialmente cerca de la costa, suelen terminar en fuertes galernas acompañadas de intensas rachas de vientos y de bajada importante de la temperatura; en estos casos habitualmente solemos correr a cerrar todas las ventanas y persianas pero… ¿Y si hacemos justamente lo contrario? Cuando se levante una galerna te proponemos lo siguiente: abre todas las ventanas de la casa, haz lo mismo con las puertas de los pasillos, habitaciones e incluso la de la escalera, asegúrate de calzarlas para que no haya ningún portazo, espera a que llegue el temporal. Cuanto más tiempo mantengas la vivienda con esta corriente de aire más reducirás la carga térmica de la vivienda, renovando el aire caliente interior por el más fresco del exterior. Este singular método puede hacer descender la temperatura interior de la casa en varios grados, ¡y ahora a dormir bien!

3. Muda las sábanas.

Cambiar las sábanas siempre da un toque de esplendor al dormitorio y además es un soplo de aire fresco. Recuerda que el invierno es para la franela y el verano para el algodón, que permite la transpiración y mantiene la frescura. Superconsejo para cuando lleguen esas noches tan calurosas en las que no se puede ni dormir: coge las sábanas y fundas de almohada, mételas en una bolsa (para que no cojan olor) y mételas en la nevera (o incluso en el congelador), cuando estén bien frías vuelve a hacer la cama y ¡a dormir! Las sábanas frías no se te pegarán al cuerpo y en contacto con la piel reducirán tu calor corporal.

4. Reduce las fuentes de calor.

La casa está llena de aparatos electrónicos que producen calor. Evita situarlos en las habitaciones de convivencia y si puedes apágalos, tu casa estará más fresca y además ahorraras energía y dinero. Por ejemplo, evita poner el lavavajillas y la lavadora durante el día, pues ambos electrodomésticos son una importante fuente de calor que debemos evitar.

5. Cocina con la puerta cerrada y la campana encendida.

La cocina y el horno son una importante fuente de calor, pero por fortuna la campana extractora no sólo sirve para evitar malos olores. Poner la campana extractora mientras cocinas te ayudará a disipar el aire caliente que proviene de tus alimentos, cacerolas y quemadores. Del mismo modo es útil cerrar la puerta de la cocina ya que de esta forma no perderemos el frescor acumulado en el resto de la vivienda.

6. Deshazte de las luces incandescentes.

Tal vez este sea el empujón que necesitabas para cambiar todas las bombillas de tu casa por luz LED o lámparas de bajo consumo. Las bombillas incandescentes convierten el 90% de la energía que consumen en calor, y no consumen precisamente poca. Notarás la diferencia tanto en la temperatura de tu hogar u oficina como en la factura mensual.

7. La planta baja siempre es mejor.

Si tienes la suerte de vivir en una unifamiliar o duplex, evita trabajar o hacer vida en la zona superior, ya que el aire caliente sube y el aire frío, más denso, bajará.

8. El abanico y el ventilador.

Tanto el abanico como el ventilador son incapaces de bajar la temperatura de una habitación por si mismos pero, si hemos realizado un buen trabajo enfriando nuestra vivienda, pueden crear una placentera brisa. Además el ventilador es un electrodoméstico con un consumo mucho menor que el aire acondicionado, por lo que puede ser un aliado razonable en momentos puntuales. Un truco para que el efecto del ventilador sea mayor: coloca el ventilador junto a la ventana y mirando hacia la habitación, pon delante un cuenco (porcelana o metálico) con un poco de agua y cubitos de hielo (puedes hacerlos tú mismo en el congelador), coloca una toalla o paño por debajo para recoger la condensación. El aire movido por el ventilador atravesará los cubitos de hielo, se enfriará y hará descender la temperatura de la habitación. Si quieres que el proceso sea más rápido vierte un poco de sal común en el agua y tendrás ¡Agua líquida a - 21ºC!

9. Adapta tu casa.

Viste de colores claros tu vivienda. Tanto en la fachada como en la ropa del hogar deben primar los colores blancos, claros, pálidos y crudos ya que estos reflejan mejor la luz, dan más luminosidad y se calientan menos. Debes de saber que las persianas blancas siempre serán más efectivas que las oscuras, así como las cortinas gruesas y opacas aíslan mejor que las delgadas y traslúcidas. Y si puedes permitírtelo instala toldos, plantas y árboles frente a las ventanas orientadas hacia el sur y el oeste, de esta forma quedarán más protegidas de los rayos del Sol. Con todas estas mejoras tu vivienda absorberá menos cantidad de calor y la inversión habrá merecido la pena.

Fuente: lavozdelmuro.net