Visor de contenido web Visor de contenido web

Información útil para todos y todas para reducir el consumo de energía

En este apartado encontrarás información sobre todo tipo de temas relacionados con el ahorro y la eficiencia energética en el hogar.

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

Consejos para ahorrar energía en primavera

Consejos para ahorrar energía en primavera

Adaptando nuestra casa y nuestro uso de energía a cada estación del año, podemos ahorrar energía y reducir nuestras facturas de electricidad y gas.

Hoy te presentamos algunos consejos para preparar tu hogar para recibir la primavera, la subida de temperaturas y el mayor número de horas de iluminación natural.

1.-Ajusta la temperatura del termostato de tu calefacción. Si la temperatura exterior sube puedes bajar la temperatura del termostato. Recuerda que por cada grado menos puedes llegar a ahorrar hasta un 7% de energía.Si hace muy buen tiempo, ajusta el termostato a 15 ºC.

2.- Si durante el invierno, has usado equipos móviles para calentarte, como los calefactores eléctricos, desconéctalos completamente para que no sigan consumiendo mientras no los estás usando.

3.- Si tienes equipo de aire acondicionado, la primavera es un buen momento para prepararlo de cara al verano, cambiar o limpiar los filtros del equipo hace que éste consuma menos energía aportando el mismo confort térmico.

4.- Aprovechar el Sol, tanto por la iluminación natural cómo por las ganancias de temperatura en el interior de la casa.

  • El cambio de hora nos permite tener más horas de luz, que podemosaprovechar para reducir el uso de iluminación artificial.
  • Para beneficiarse al máximo del calor del sol, es recomendable dejar las persianas y cortinas abiertas durante el día y cerrarlas durante la noche, cuando la temperatura es menor, evitando así perder ese calor, manteniendo una temperatura confortable sin necesidad de usar la calefacción.

5.- Cambio de bombillas actuales a iluminación con LED. Las bombillas LED sólo transforman un 2% de la electricidad necesaria en calor, mientras que las bombillas tradicionales convierten hasta un 80% de su consumo en calor. Este calor extra generado por la iluminación implica, que la temperatura interior de la vivienda suba, se reduzca el confort térmico e implique un mayor uso del aire acondicionado, si es el caso.