Visor de contenido web Visor de contenido web

Observatorio de pobreza energética y planificación

  • Energía Observatorio de Pobreza Energética de Gipuzkoa
  • Energía Plan Foral Gipuzkoa Energía
  • Energía Comunidades Energéticamente Eficientes
     

Tras 4 años de estudio de la pobreza energética en 1.500 hogares guipuzcoanos a través de dos estudios publicados en 2013 y 2015, de la elaboración y participación pública del Plan Foral Gipuzkoa Energía y del impulso de los Planes de Energía de Urola Medio, de Oarsoaldea, de Tolosaldea, de Debabarrena y de Alto Urola, y de otras numerosas acciones, el Departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas foral se propone impulsar la Estrategia de Prevención de la Pobreza Energética de Gipuzkoa, en cuya cabecera se situará el Observatorio de la Pobreza Energética de Gipuzkoa. En realidad el departamento cuenta ya con muchos de los elementos necesarios y numerosas acciones en marcha por lo que tan solo se trata de una puesta a punto final para desarrollar e impulsar esta política con la debida fuerza.

La energía es un bien básico y la pobreza energética es una medida de la vulnerabilidad energética de la población cuyas causas son los bajos ingresos de los hogares, los elevados precios de la energía, la falta de criterio para gestionar el consumo de la energía y la baja eficiencia energética de los edificios, instalaciones y equipos. Las medidas para reducir la pobreza pueden ser correctoras (tarifas sociales, ayudas económicas directas), preventivas (mejora de nuestra compra de energía, de nuestros hábitos de consumo y de la eficiencia de nuestros edificios) y transformadoras (iniciativas colectivas y públicas que propicien proyectos con una distribución equitativa de rendimientos: como la planificación y acción en materia de energía a escala local-comarcal, cooperativas energéticas, generación para autoconsumo en base a energías renovables, etc.).

El departamento promueve un modelo energético basado primeramente en el ahorro y la eficiencia energética y, después, en la generación distribuida de energía a partir de fuentes renovables, en instalaciones (individuales y colectivas) localizadas en puntos cercanos a su consumo, con modelos de implantación de dimensión local-comarcal y bien integradas desde el punto de vista de impacto ambiental, y con modelos de negocio que aseguren la participación pública y colectiva, además de la privada, en sus rendimientos.

El Departamento considera que es de vital importancia que las entidades locales (la propia Diputación, los ayuntamientos y otros entes locales) trabajen conjuntamente en el impulso de un plano de acción en materia de energía desde el punto de vista de la población, implicando a todos los sectores consumidores (hogares urbanos y rurales, pymes, pequeño comercio, servicios públicos, etc.). La labor del Departamento ha propiciado que en estos momentos 4 comarcas de Gipuzkoa, que agrupan a 43 municipios, tengan elaborado ya sus respectivos planes de acción en energía. Para ello está siendo imprescindible la colaboración de las agencias de desarrollo económico comarcal, la de los ayuntamientos y la de algunas asociaciones ciudadanas.